A medida que pasa el tiempo, un mayor número de empresas ha venido apostando por la sostenibilidad. Y lo que comenzó como un tímido movimiento dinamizado por un pequeño grupo de defensores de la ecología, se ha convertido, hoy en día, en un proceso apoyado por una cantidad creciente de empresarios, de consumidores y de gobiernos.
A esta realidad no escapa, como era de esperarse, España. Dicho país se ha venido posicionando como uno de los líderes del desarrollo tecnológico sostenible y, algunas de sus empresas, han destacado a nivel mundial como precursoras de la sostenibilidad.

LA ESTRATEGIAS APLICADAS POR LAS EMPRESAS ESPAÑOLAS.

Las denominadas “compras verdes”: Se trata de un movimiento que busca la producción (y el consumo) de artículos menos contaminantes, por lo que sus efectos sobre el ambiente son menores. Esto ha implicado, la búsqueda de nuevos materiales, a la vez que se concilia lo relacionado con los costos y con la calidad. Debe señalarse que esta estrategia, genera importantes limitaciones en las empresas de menor tamaño, pues muchas de ellas, carecen de las bases para realizar los cambios requeridos para el ingreso a esas nuevas formas de producción.

La disminución del consumo energético ha sido otra de las estrategias utilizadas. La idea fundamental, es la utilización de una menor cantidad de energía y la sustitución de los combustibles fósiles, por fuentes energéticas alternativas. En ese sentido, no se trata solamente del cambio de los equipos y de las maquinarias, sino también de la capacitación del personal para que esa estrategia pueda tener éxito. La venta de productos naturales o con la utilización de menores cantidades de componentes químicos, también viene cobrando importancia. Esto se observa tanto en la industria alimentaria como en la cosmética. De igual forma, en el sector agrícola, a través de la agricultura orgánica, esta estrategia ha venido ganando mucho auge.

La selección adecuada de proveedores también se ha posicionado como una estrategia con notables efectos. En ese sentido, no sólo se trata de elegir proveedores respetuosos de los aspectos relacionados con la sostenibilidad, sino además, que sean proveedores preferentemente locales, los cuales pudieran generar efectos sociales positivos dentro del área de influencia de la empresa.

Sostenibilidad arquitectónica